¿Quieres emprender en 2021 sin fallar?


Las oportunidades de negocio siguen y se irán incrementando en la medida en que la pandemia vaya cediendo el paso a la vida cotidiana. Si estás evaluando ser tu propio jefe el próximo año, un primer objetivo es evitar equivocarse.

1.- Es cierto que el emprendimiento se liga a la aventura y riesgo; sin embargo, esta lejos de ser sinónimo de imprudencia.

¿Tienes la idea? Ahora hay que “crearla” por medio de un plan bien estructurado, investigando costos de instalación, capital de trabajo requerido y ventas estimadas para determinar la viabilidad de la empresa y, sobre todo, cuándo estimas que serás autosuficiente.

2.- ¿Con cuanto cuentas? Lanzar una compañía tiene dosis de genialidad, sudor, suerte y aguante. Es fundamental contar son el recurso para alcanzar el tiempo de maduración; muchos se quedan en el “ya mérito” al terminarse el dinero.

Es importante separar el patrimonio familiar y tener un límite establecido para que no pierdas la estabilidad en casa. Existe un riesgo compartido con la pareja y debe estar de acuerdo para facilitar las decisiones.

Si de inicio se empieza a vislumbrar un problema de capital, es preferible, con calma, encontrar un socio.

3.- Olvídate de mezclar tus finanzas con las de la empresa. Este es un error típico, sacando del flujo del negocio para el gasto regular de la familia y, por el contrario, cuando se requiere se apoyan con el patrimonio personal.

Llega a presentarse un verdadero desorden, porque la familia deja de percibir un salario y al subir las entradas, se reparte de manera desproporcionada. El resultado es una confusión total y la incapacidad de saber cómo va el negocio y cómo las finanzas del clan. En algunos casos extremos, quiebran ambos y el conflicto provoca la ruptura de sus miembros.

4.- Querer hacer las cosas en grande para “garantizar el éxito” puede generar que los recursos se acaben en muy poco tiempo.

Reduce los costos fijos lo más posible y compénsalos con los variables, que estén en función de la producción y las ventas. Incluso, dependiendo de tu concepto, trata de probar antes en pequeño. De esa forma abatirás el riesgo.

Hoy, bajar los costos es hablar de una operación productiva y eficiente, lo clientes lo entienden y hasta lo premian.

El arrancar un negocio, es como una balanza en donde por un lado se encuentra la búsqueda del éxito y de la otra, esta el evitar los errores que lleven al quebranto anticipado. El arte es mantenerlo en el nivel justo que permita la supervivencia suficiente para demostrar que la idea tiene valor para el mercado.

¿Quieres emprender en 2021? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo