Patrimonio, ¿El principio del fin?


En el arranque del mandato de López Obrador, expuse que los cambios más fuertes y controvertidos podrían buscarse en la segunda mitad de su sexenio. Los tiempos se cumplen y ahora vendrá el momento de conocer si lo dicho era cierto o una equivocación, lo cual me gustaría que sucediera.

Aquí te presento algunas de las áreas en donde debemos darle especial seguimiento.

1.- El presidente ya dijo que pondrá a un gobernador del Banco de México con el cual procuraría que la institución desvíe su objetivo de cuidar el proceso inflacionario hacia el crecimiento, a través de una estrategia monetaria expansiva. Esto tiene dos efectos en nuestros bolsillos, por una parte, podría generar un alza en los precios y, por otra, provocar la desconfianza de los inversionistas foráneos, con ajustes en el tipo de cambio.

2.- Un gobierno populista necesita dinero para sus proyectos faraónicos ¿de dónde los obtendría? Una de las propuestas de los partidos de comparsa es la nacionalización de las Afores. Sería “justificada” como una “protección” al ahorro y para ofrecer un mayor rendimiento, pero detrás estaría allegarse de recursos que no son requeridos en forma inmediata, al ser depósitos de largo plazo. El riesgo es que se pulvericen por su mala administración e inflación.

3.- Otra fuente para evitar el déficit público es elevar los impuestos; sobre todo a las compañías y a quien tenga percepciones altas, además de tomar medidas como la de grabar las herencias. Este tipo de enfoques, llevados a cabo de manera desproporcionada, detienen el avance económico y promueven la fuga de capitales.

4.- Un termómetro a observar es cómo se desarrolla su carga ideológica en sus discursos que han venido “castigando” la riqueza, provocando una polarización de la población y que conduce a discordia entre empresas y trabajadores. Esto puede incentivar el conflicto y la falta de estabilidad política y social.

5.- La vinculación con Estados Unidos es crucial y si ya está deteriorada podríamos ver un mayor distanciamiento, con problemas en la relación comercial y migratoria. Recordemos que el 80 por ciento de las exportaciones van hacia dicho país y el tambaleo del tratado nos llevaría a un impacto directo en la producción y el empleo.

Estemos pendientes; la posibilidad de buscar mantenerse en el poder estaría en función del caso de la Suprema Corte de Justicia y de cómo mina la autoridad de los organismos que limitan sus atribuciones.

¿Qué te preocupa del ámbito económico? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo