Mega tendencias para las finanzas personales


Es usual hacer planes y propósitos al arrancar un año nuevo, pero en esta ocasión te propongo reflexionar sobre una visión de largo plazo. Se trata de “mega tendencias” que van en camino y se irán consolidando con el tiempo, afectando nuestro ámbito económico.

1.- Lo obvio, es el avance de la tecnología con la inteligencia artificial, la robótica, la sistematización de tareas, el Internet de las cosas, la realidad aumentada, el metaverso, más lo que se vaya acumulando. Esto seguirá modificando aspectos tales como el entorno del trabajo, la comunicación y la forma en que hacemos los negocios,

2.- Con todo y la pandemia, los tratamientos de la salud mejoran a pasos agigantados, por lo cual se espera una elevación de la longevidad, mientras que existe un menor número de nacimientos. La composición de la pirámide de edades está transformándose y en algunos países ya hay mayoría de viejos.

Lo anterior, cambia radicalmente la demanda en ciertos productos y servicios en los mercados y nuestra propia perspectiva laboral, necesidades de cobertura y el gasto en medicamentos.

3.- Por desgracia, la pobreza y la concentración de la riqueza continúan a nivel global, provocando un desplazamiento de personas hacia zonas de mayor posibilidad para salir adelante en sus requerimientos básicos. La migración generalizada ha puesto en dura prueba a la economía de las naciones.

4.- La combinación de factores como ingresos bajos, menos hijos, más años de vida y una mala planeación financiera están estableciendo un reto muy especial al retiro, por los que se teme una mayor pobreza a edad avanzada.

5.- Una mega tendencia que se disparó con la contingencia del Covid es la posibilidad de trabajar en forma remota y se mezclan las horas del día, entre la convivencia familiar, la educación, las obligaciones laborales y la diversión, sin asignar límites claros.

6.- El deterioro del medio ambiente está lejos de ser una moda o un planteamiento apocalíptico de cliché; es una realidad que ha llegado a nuestros bolsillos y se esperaría que la energía sea escasa y cara, poniendo en riesgo a la producción de artículos básicos y el acceso a ellos se ira complicando con el tiempo.

Trascendamos la angustia, lo importante es preguntarnos qué tan preparados estamos y poner manos a la obra. Además de protegernos para los imprevistos, tenemos que armar una estrategia para enfrentar cambios que son evidentes en el futuro cercano, blindar la fuente de ingresos y darle viabilidad de largo plazo a las finanzas.

¿Identificas otras mega tendencias? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 visualizaciones0 comentarios