¿Me conviene trabajar en una Startup?


Una importante fuente de trabajo para los jóvenes son las Startups, empresas que apenas arrancan, ligadas a la era digital y que tienen la expectativa de convertirse en una de las grandes, como Google o Facebook. Van más allá del emprendimiento de un negocio cualquiera, desean innovar.

Es un sueño perseguido por muchos, se trata de volverse multimillonario después de haber nacido en un pequeño cuarto con unos cuántos pesos. La verdad es que hay quienes lo han cumplido, mientras otros se quedaron en el camino.

En la medida en que van creciendo, requieren incorporar talento que deben de atraer y lo hacen con dos enfoques; por una parte, una organización poco convencional, con una mayor libertad de uso de tiempo y espacio, además de prometer compartir el triunfo en el caso de que llegue.

Si buscas trabajo, es posible laborar con las obligaciones y prestaciones normales o contratarte con una de tantas startups que están revolucionando la manera en la cual se gestionan las compañías. Nos dirigimos hacia una “share economy” en donde las reglas cambian en forma diametral.

En esta era digital la metodología para promocionar, mercadear, hacer logística e incluso el manejo financiero se transforma y va modificándose continuamente.

Tan es así que las empresas exitosas tradicionales están virando hacia los modelos digitales, porque de ello depende su supervivencia. Los ejemplos más claros de quienes no lo entendieron son Kodak, Sears, Blockbuster, etc.

Significa ingresar a un esquema de negocio completamente nuevo, en donde ni las universidades han podido aportar el conocimiento necesario. Hoy, la única manera de aprenderlo es vivirlo y estudiar los casos de éxito y fracaso, para de ahí derivar una línea a seguir. “Las personas que sepan cómo moverse, hablar y operar en este territorio en un par de años van a tener una ventaja competitiva con respecto a la gente que viene de corporativos”, me dice un ejecutivo de una de ellas.

Es emocionante porque es un terreno desconocido; implica generar una enorme creatividad para resolver problemas que nadie ha tenido y, al mismo tiempo, lidiar con la frustración y los errores.

En una startup no existen entrenamientos, planes de maestría, ni un desarrollo de carrera. Los roles van evolucionando y requerirás liderazgo para avanzar en tu profesión.

Hay menos reglas, pero al final deben alcanzarse los objetivos y lograr el éxito, por lo cual se tiende a trabajar por encima de las horas preestablecidas y con una carga de estrés y adrenalina mayor.

¿Quieres entrar a una startup? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

©2019 by Alberto Tovar. Proudly created with Wix.com