Mantenimiento a las finanzas personales


Uno de mis hobbies es la tecnología y trato de hacer las cosas por mi cuenta para aprender. Como mi computadora estaba lenta, decidí adquirir un software y encontré una buena similitud con el tema de las finanzas personales. ¿Cuántas veces sentimos “lentitud” en el avance económico? Tal vez requerimos darle mantenimiento.

El paquete que les comentaba ofrece tres operaciones concretas: limpieza, protección y velocidad. Eso mismo hagamos con nuestras finanzas.

1.- “Limpieza”. Equivale a quitar todo lo improductivo y los estorbos para fortalecer el patrimonio. Revisemos hacia dónde se va el dinero, para de ahí derivar un presupuesto mensual; esto permitirá eliminar el gasto superfluo e ir acorde con las metas de mediano y largo plazo.

Una limpieza implica también revisar los gastos hormiga. Esas pequeñas sumas destinadas a productos “sin relevancia”, pero que como una gota constante mina la capacidad monetaria.

El objetivo central de ceñirnos a un presupuesto es lograr un ahorro, que entre mayor sea, mejor.

2.- “Protección”. Para despreocuparse de los imprevistos es imprescindible contar con un fondo de contingencia que al menos cubra 15 días de gasto promedio y elevarlo en función de la inestabilidad laboral y de la volatilidad de los ingresos.

Como nos hemos percatado, los eventos catastróficos suceden y es importante tener una buena protección por medio de seguros privados. Esto debe de hacerse extensivo al sistema de salud pública y al ahorro para el retiro, ya sea por parte de la Afore o si lo armamos en forma independiente, al ser trabajador libre.

3.- “Velocidad”. Sólo podemos ir rápido cuando cuidamos el patrimonio y tenemos consciencia sobre las inversiones, buscando la mayor rentabilidad posible a un riesgo administrado, porque sabemos que si deseamos tener una ganancia alta también aumenta la probabilidad de perder.

Existen principios básicos; por ejemplo, los recursos para contingencia y soporte de mediano plazo habrán de estar sin riesgo. Es preferible un periodo de maduración en un lapso largo cuando esta presente la posibilidad de pérdida, intentando que haya tiempo para reponerse.

Otro elemento fundamental es “el portafolio de inversión”, el cual consiste en diversificar los instrumentos para que el riesgo disminuya.

Por desgracia, a diferencia de un equipo de cómputo, ningún software puede hacer todo por nosotros; hay mucho de trabajo manual y profunda reflexión.

Estos momentos de cuarentena y pandemia son buenos para concientizarnos del esfuerzo necesario para mejorar el desempeño.

¿Ya le disté mantenimiento a tus finanzas? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo