La resiliencia financiera en la era Covid


La mayoría de las familias han perdido en la pandemia; un ser querido, su fuente de ingreso, parte de su patrimonio o estabilidad emocional, entre otras cosas que rodaron en medio de la crisis de salud. Ahora es momento de levantar los escombros y procurar la resiliencia, para encontrar de nuevo las alternativas a nuestro alcance.

Así como Elisabeth Kübler-Ross plantea las cinco etapas del duelo cuando alguien fallece, y podemos aplicarlas en el ámbito económico. Primero, no queremos aceptar lo que está pasando, como sucedió al principio de la pandemia; cuando suponíamos tardaría un mes o dos, para después darnos cuenta de que sería de muy largo plazo.

Luego sobrevino el enojo, pues la situación empeora y las autoridades están rebasadas; y lejos de ayudar estorban con sus declaraciones y decisiones imprudentes. Con todo y que no son culpables, sí son irresponsables por dejar de abordar la problemática con la dimensión requerida.

En seguida, empezamos a negociar, pretendiendo sobrevivir en el entorno financiero, pensando que va a cambiar; se lucho por alargar lo más posible las circunstancias. Como muchas empresas que permanecieron abiertos, esperando infructuosamente, viendo como el capital de trabajo se les iba de la mano.

De manera irremediable llega la frustración, porque el impacto es mayúsculo y en un sinnúmero de casos se trato de perder el patrimonio por completo.

Ahora habremos de pasar a la aceptación, a la etapa de resiliencia financiera. A estas alturas tenemos claro que la solución viene en camino y se restablecerá una “normalidad tolerable”; sin embargo, falta tiempo y las cosas no serán iguales.

Cada uno, desde su propia actividad, sabe si es posible reponerse o es una locura continuar intentando. Esta última fase del duelo implica valor para reconocer lo que nos se puede reparar. Hacer un análisis serio y frio para tomar decisiones.

Aunque parezca un cliché, de las adversidades aparecen oportunidades, pero es difícil que lleguen solas, debemos buscarlas, inventarlas, pelear por ellas y como el Ave Fénix surgir de las cenizas.

Está relacionado con la inteligencia emocional, en el sentido de administrar factores como la frustración, el enojo o el miedo que paraliza, para generar acciones "valientes" y eficaces con el fin de afrontar lo inevitable.

La producción en México tendrá un avance significativo en 2021; no obstante, aún está lejos de los niveles previos a la pandemia. Resulta alentador que Estados Unidos muestre signos importantes de mejoría, pues dependemos de su evolución para elevar el número de empleos y los salarios. Este proceso será lento y hay que ser conscientes de ello.

¿Te vas reponiendo de la pandemia? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo