top of page

Desafía el consejo tradicional: haz coaching


Es común que alguien se acerque a ti ocasionalmente porque enfrenta un problema o desea compartir una aspiración. La primera inclinación suele ser ofrecer consejos bien intencionados, que en muchas ocasiones se desvaloran e incluso pueden malinterpretarse. Una alternativa es actuar con un enfoque de coach, y no es necesario convertirse en un experto para enriquecer tus interacciones.

A continuación, te propongo algunas prácticas básicas del coaching que permitirán brindar una asistencia más efectiva.

1.- Respeto al mapa mental: Cada individuo tiene su forma única de percibir el mundo. En lugar de imponer nuestra visión, debemos esforzarnos por aportar diferentes perspectivas que amplíen su comprensión.

2.- Preguntas que lleven a la reflexión: En vez de ofrecer respuestas directas, te invito a plantear cuestionamientos que estimulen una deliberación profunda. Al hacerlo, les das la posibilidad de explorar sus pensamientos y emociones.

3.- La empatía y la escucha activa, son habilidades esenciales en esta dinámica. Muestra un interés genuino a lo que expresan, sin interrupciones ni juicios. Esto les hará sentirse valorados y entendidos.

4.- Opiniones cuando sean solicitadas: En lugar de imponer nuestras experiencias, compartamos nuestra perspectiva solo cuando ellos muestren un interés en escucharla.

5.- Elimina directivas como "deberías" o "tienes que": Fomentemos su autonomía y responsabilidad al abstenernos de utilizar un lenguaje dictatorial o prescriptivo. Permitámosles decidir por sí mismos sin sentirse obligados.

6.- Análisis de beneficios y riesgos: Ayudemos a sopesar los aspectos positivos y negativos de sus decisiones. Proporcionar información objetiva les dará la oportunidad de tomar elecciones más conscientes de las implicaciones.

7.- Construcción de confianza: Creemos un ambiente de afabilidad en el que se sientan cómodos compartiendo sus preocupaciones.

8.- El poder del silencio: Ofrezcamos espacio para el deshago sin juzgar, simplemente que exponga su sentir.

9.- Observa más allá de las palabras: Prestemos atención al lenguaje no verbal, como gestos y expresiones faciales, para comprender mejor las emociones y sentimientos subyacentes.

10.- Ayuda a generar acción: Al concluir la conversación, podemos invitarlo a la creación de un plan con pasos concretos para a avanzar en la dirección deseada.

Esta habilidad para guiar sin imponer es un regalo poderoso que ofrecemos a quienes nos rodean. Al aplicar el enfoque del coaching, fortalecemos las relaciones y fomentamos un crecimiento personal significativo.

¿Te gustaría llevar a cabo estas prácticas de coaching? Coméntame en redes sociales como LinkedIn, Instagram o Twitter y sígueme en el podcast “Dinero y Felicidad”, en Spotify, Apple Podcast, entre otros

2 visualizaciones0 comentarios

Комментарии


bottom of page