Cuidado, puedes estar sufriendo el “efecto Diderot”


En ocasiones, sin percatarnos, gastamos mucho más de lo debido, incluso con una forma “justificada” de tomar las decisiones de compra y podría ser causado por el “efecto Diderot” que proviene de una historia de 1769, pero esta plenamente vigente. Te la cuento.

Denis Diderot fue un reconocido intelectual, escritor y filósofo, además de enciclopedista francés quien en un ensayo llamado “Lamentos por separarse de mi vieja bata” describe como un obsequio le llevó a sentirse miserable. La lógica fue que la elegancia de su bata nueva opacó las demás posesiones, que le parecieron de mal gusto y se sintió insatisfecho, al grado de empezar a renovar su casa y le obligo a endeudarse.

Con todo y que el cuento fue redactado hace siglos, narra situaciones modernas de cómo se cae en una espiral de gasto porque un solo bien comprado demerita los actuales y aunque lo creyéramos “lógico” en un inicio, podríamos estar sufriendo ese síndrome.

Lo anterior, se acrecienta con la invasión de la mercadotecnia a través de la infinidad de medios digitales. Una adquisición considerada “un pequeño lujo que me puedo permitir” se convierte en una avalancha de compras, pues lo viejo ya es discordante; esto sucede con artículos como la ropa, los muebles o los aparatos electrónicos; prácticamente con cualquier cosa.

El fenómeno tiene sentido, porque detrás de las posesiones de los seres humanos hay un principio de identidad individual y de pertenencia a un grupo, lo cual puede generar un consumo interminable. El problema surge cuando el enfoque de renovación evita el ahorro, la prevención y conduce a un endeudamiento rápido con tarjetas de crédito.

Esto lo saben los mercadólogos y los líderes de las marcas. Antes, por ejemplo, un argumento de venta era “te va a durar por siempre”; ahora, dicha postura es anacrónica y “aburrida”. Hoy, todo dura temporadas, la ropa es desechable, los dispositivos electrónicos son innovados en meses, vivimos en un mundo en donde la obsolescencia transcurre en un lapso demasiado corto, llevándonos a un gasto permanente si queremos estar a la moda o ser “early adopters

¿Cómo vencerlo? Como ya lo he argumentado, es importante reconocer que las decisiones están llenas de una elevada carga emocional y que la única salida es enfriarlas con una alta racionalidad; es decir, reflexión, análisis y evaluación.

¿Has caído en el efecto Diderot? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo