Utiliza el coaching financiero


Es posible aprender en forma autodidacta el funcionamiento de los mercados y la manera de administrar el dinero, además de tener la constancia para revisar las cuentas, con el fin de tomar decisiones eficientes; sin embargo, hay quienes reconocen que requieren ayuda y la contratación de un coach financiero podría ser la solución.

Por una parte, es un tema de humildad, porque implica aceptar el apoyo, pero también de rentabilidad, al acelerar el proceso, permitiendo que los resultados se reflejen rápido en el patrimonio. Incluso, una pregunta de arranque sería ¿cuánto tiempo has postergado el arreglo de tus finanzas?

Esto aplica para quienes carecen de la formación, o no tienen la vocación para afrontar los aspectos económicos. El coaching será de mucha utilidad para llevar de la mano las decisiones con alguien con experiencia; pero también para quienes, siendo conocedores de los asuntos financieros, necesitan “rebotar” sus ideas con otra persona de confianza, que les ayude a definir lo mejor, entre una enorme gama de opciones.

La especialidad del coaching financiero se ha convertido en una herramienta muy útil para resolver los problemas de la administración de dinero, así como para afinar las elecciones de inversión, cobertura, crédito y visión del futuro. El punto central, es reforzar el patrimonio familiar para cumplir las aspiraciones de bienestar.

El paso inicial es hacer un diagnóstico en dos dimensiones. La primera es cualitativa, en términos de percepción de lo que posees y deseas en el corto, mediano y largo plazo, para luego determinar, de manera cuantitativa, con información específica, cómo se encuentra el flujo de efectivo y el balance patrimonial. De aquí, se desprende un análisis para evaluar si están alineados los objetivos con el hacer diario en materia financiera.

Para accionar, es fundamental contar con el conocimiento de cada uno de los temas sensibles con las finanzas personales. Es decir, entender los conceptos básicos y los mercados más relevantes para las inversiones. Con ello, es posible empezar a tomar resoluciones y retos.

Es importante diferenciar este proceso de una “asesoría” que te dará recomendaciones de instrumentos a dudas concretas. Y cuidado, porque si el consultor labora para una institución financiera que promueve sus propios productos podría tener interés comercial de influir.

El coach, en cambio, debe ser de confianza, con el único objetivo de ayudar en tu aprendizaje para que continúes sól@. Alguien que saque lo mejor de ti y te acompañe en el viaje.

Lo anterior es significativo porque “todas” las decisiones llevan consigo un riesgo e implicaciones para quienes te rodean.

¿Te interesa el coaching financiero?; coméntame en instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo