¿Te arrepientes de tus pecados financieros?


Tendemos a creer que debemos de vivir sin arrepentimientos, porque nos genera estrés y debilidad; sin embargo, podría convertirse en nuestra fortaleza, si en lugar de negar los errores, los analizamos y aprendemos de ellos. En particular, en las finanzas personales las equivocaciones son usuales; es parte del proceso, pero de nada sirve si volvemos a tropezarnos con las mismas piedras.

Esta percepción es normal y más común de lo que pensamos, según una encuesta descrita en el libro de Daniel H. Pink, “The Power of Regrate”, sólo el uno por ciento dijo que nunca miran atrás en su vida y desearían haber hecho las cosas de forma diferente. Un 82 por ciento mencionaron sentirse arrepentidos al menos una parte ocasional de sus vidas y el 43 por ciento aseguraron tener con frecuencia esa sensación.

El autor documenta también en un artículo en el Wall Street Journal que en una investigación descubrieron que impulsar a los participantes a reflexionar sobre sus remordimientos después de un ejercicio de resolución de problemas, mejoró su persistencia, pensamiento estratégico y rendimiento en tareas posteriores.

Otro estudio reciente, mostró que alentar a los ejecutivos corporativos a recapacitar sobre sus remordimientos, en lugar de eludirlos, les dio una mayor "claridad de pensamiento con respecto a sus desafíos comerciales actuales".

Sin embargo, advierte que los beneficios no están garantizados y para que funcione debemos responder sistemáticamente, sin esquivar nuestros sentimientos negativos ni rumiar sobre ellos.

Sugiere como modelo a Alfred Novel, que luego de un proceso de arrepentimiento por haber inventado la dinamita se dedico a ser un filántropo que apoyo a la humanidad creando con su fortuna los premios que hoy llevan su nombre.

No se trata de autocastigarte, sino por el contrario, verte con compasión, perdonarte y encontrar de qué manera eliminas arrepentimientos futuros. Puede servir para buscar ayudar, adquirir nuevos hábitos, aprender técnicas de superación, emprender; es de decir, convertir algo negativo en una herramienta muy poderosa para transformarte.

Así que con valentía has una lista de tus arrepentimientos financieros; tal vez un exceso de endeudamiento, falta de ahorro, gasto innecesario, un negocio mal concebido, etc.

Después pregúntate a qué se debió el fallo, cuáles fueron las circunstancias y pensamientos que estuvieron detrás de la decisión para entenderla a cabalidad.

Finalmente, determina cómo es posible evitar esos errores para no volverte a arrepentir sobre lo mismo, e ir forjando una historia diferente.

¿De qué te arrepientes? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo