¿Quieres emprender? Sigue estos cuatro pasos


Los efectos de la pandemia han provocado el cierre de negocios, la perdida de trabajos y ha cambiado la forma en que nos relacionamos con en el mundo. Para las mentes emprendedoras, con seguridad significa el momento para crear y “aprovechar” las oportunidades; sin embargo, sabemos que el índice de mortandad es alto ¿cómo lo podemos evitar?

Seamos analíticos haciendo un buen plan, con cuatro elementos: concepto, financiamiento, rentabilidad y viabilidad de largo plazo.

1.- Primero, es crucial cuestionarnos por qué creo que el concepto tiene valor para el mercado: qué aporta en términos de producto, especificaciones, localización, percepción, etc.

Alejemos la soberbia, creyendo que la idea es “magnífica” y con humildad indaguemos con los clientes potenciales para saber si reconocen las ventajas. Ahí radica la posibilidad de tener éxito.

La conclusión de este análisis puede ser abortar, hacer modificaciones o continuar con el pensamiento original.

2.- La siguiente pregunta es obvia: ¿con qué recursos podría llevar a cabo los planes? Seamos precisos de cuánto necesitamos para lanzarlo. Es imprescindible considerar el tiempo que durará para generar rentabilidad y solventar el dinero para el gasto cotidiano de casa.

Por un lado, los expertos sugieren iniciar con los ahorros para no “vender barato el negocio” o ser abrumado por los intereses de la deuda; empero, es importante tener cuidado de utilizar por completo el patrimonio y dejar sin protección a la familia.

Esta etapa demanda investigación y estudiar las consecuencias de las decisiones posibles: recursos propios, capital de socios o financiamiento tradicional.

3.- Es esencial hacer un pronóstico de cuánto podemos ganar. Para esto hay que computar los costos, así como las ventas estimadas. Requiere mucho conocimiento de lo que se va a emprender.

Esta información es, en principio, una prueba para saber si vale la pena el riesgo y el trabajo, pero también serán datos que cualquier socio o institución bancaria solicitará.

4.- De los puntos anteriores se desprende una pregunta que puede sintetizar todo ¿Cuánto debo vender para estar en equilibrio entre gastos e ingresos?, claro, incluyendo un salario básico para el empresario que cubra su costo de oportunidad y la manutención de su familia.

El resultado es identificar el esfuerzo de venta necesario y concluir si será factible lograrlo, en viabilidad de largo plazo.

Dentro del proceso descrito van interactuando los cuatro aspectos, hasta llegar a la definición que consideramos es la adecuada.

Lo relevante es contemplar la mayoría de las variables previo al lanzamiento, para hacer las correcciones.

¿Quieres poner un negocio? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo