top of page

Productividad en riesgo: Los efectos del multitasking


El acelerado avance tecnológico, tanto en dispositivos móviles como en aplicaciones y sistemas de comunicación, nos hace pensar que podemos realizar multitareas simultáneamente para ser más productivos y eficientes. Sin embargo, según Daniel Kahneman, premio Nobel de Economía y autor del libro "Thinking, Fast and Slow", esto podría ser todo lo contrario.

Kahneman asegura que el cerebro tiene dos canales de pensamiento: el Sistema 1, rápido, intuitivo y automático, y el Sistema 2, lento, reflexivo y controlado. Cuando realizamos multitareas, estamos usando principalmente el Sistema 1 de pensamiento, automático e intuitivo. El problema es que, si intentamos ejecutar labores más complejas y exigentes al mismo tiempo, nuestro Sistema 2 se activa, afectando la concentración y toma de decisiones.

Así, al llevar a cabo varios trabajos a la vez, el cerebro está constantemente cambiando entre uno y otro, en forma de "micro atención". Esto genera fatiga mental y una disminución en la calidad y precisión.

Es fácil de identificar: ¿Te has percatado de que cuando alguien envía mensajes de texto al conducir su auto, se sale de su carril o va más despacio? Esto se debe a que ambas actividades requieren una atención plena, provocando equivocaciones.

El cerebro tiene la capacidad de operar el multitasking y eso es genial, porque podemos pensar mientras nos lavamos los dientes o duchamos, al ser rutinas, al grado de que en ocasiones olvidamos haberlas hecho.

Sin embargo, creer que somos multitasking en actividades demandantes, afecta la calidad del trabajo y aumenta el riesgo de errores y omisiones. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, es más efectivo concentrarse en una cosa y evitar distracciones que interfieran en aplicar una tarea de manera eficiente.

Ahora bien, las compañías necesitan la multitarea en el sentido de la facilidad de ejecutar una determinada combinación de funciones, que no necesariamente deben ser realizadas en forma simultánea.

Lo recomendable es tener periodos de alta concentración que pueden ser de 20 minutos a una hora con descansos mínimos para cambiar de actividad. Esto permite avanzar y hacer varias cosas en el día.

La tecnología es un gran aliado para la productividad, pero está lejos de modificar el funcionamiento del cerebro. Esto, habrá de ser tomado en cuenta por los líderes que quieren ser más efectivos, por los trabajadores que desean ascender en una organización y por las empresas en cuanto a la exigencia que tienen sobre sus empleados.

¿Qué opinas del multitasking? comentarme en LinkedIn, Instagram o Twitter.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page