¿Piensas financiarte en medio de la pandemia?


A estas alturas de la pandemia debemos conocer cómo hemos sido afectados en términos económicos, además de hacer un pronóstico de qué tan complicado se vislumbra el futuro cercano, a sabiendas del largo camino por recorrer. Una alternativa para solventar los apuros es buscar financiamiento, examinemos algunas consideraciones relevantes.

Ya muchos decidieron sacar dinero de su Afore. En ese caso, estar conscientes de que han utilizado recursos de su cuenta de ahorro individual para el retiro y les quitan semanas de cotización para alcanzar el límite establecido. Es decir, no se trata de un subsidio del gobierno, sino de un monto destinado a ser usado en el momento de la jubilación.

Uno de los motivos para el endeudamiento es la supervivencia y quedarse sin un ingreso es una buena justificación; sin embargo, tiene un costo tan significativo que podría meternos en una espiral de compromisos que terminen por ahogarnos. Hay quien dice en términos analógicos que es como extraernos del un precipicio con una soga al cuello, “te salva, pero te ahorca”.

Para optar por cualquier tipo de crédito, primero explora si eres capaz de vivir del patrimonio, bajando el gasto o vendiendo activos, como sería un bien raíz, antes de apalancarte.

Compara la tasa que te están ofreciendo y todas las erogaciones asociadas con el trámite. Por eso están obligados a proporcionar el CAT (Costo Anual Total) para tenerlo de referencia.

Con datos de la Condusef a marzo, el crédito más barato que es posible encontrar es el hipotecario con tasas que se sitúan entre el 9 y el 13 por ciento, pero hay banco que en este momento publican niveles de alrededor del 7 por ciento. Por su parte, el de nómina anda sobre 20 y 43 por ciento.

En relación con los autos, las tasas en el mercado son de entre 16 y 45 por ciento; sin embargo, por los elevados inventarios las armadoras llegan a manejar en promoción porcentajes que pueden ser hasta de 5 por ciento.

El de Tarjetas dé crédito, según se desprende de la información del Banco de México tiene también una alta variabilidad y se ubica en un margen de entre 20 y 50 por ciento.

Ten cuidado de caer en una casa de empeño porque los costos van desde 40 por ciento anual, hasta 250 por ciento y con la usura se alcanzan niveles ridículos, sumamente peligrosos.

Existen errores comunes a la hora de tomar un financiamiento, te invito a revisarlos en la próxima entrega de esta columna.

¿Has pensado en endeudarte? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo