Milliennials es hora de entrar al negocio familiar


He venido comentando lo difícil que es para las micro empresas el crecer y el riesgo en el cual incurren; la solución puede ser la misma familia, con la incorporación de las nuevas generaciones al negocio.

Alrededor del 70 por ciento de las empresas familiares mueren al pasar a una segunda generación y una de las causas es la transición inadecuada de los padres a los hijos; tendemos a ver este tema como un asunto de grandes corporativos, pero irónicamente la supervivencia puede encontrarse en esa etapa.

Por razones obvias, quienes fundaron la compañía tienden a llevar a cabo las cosas como siempre las han realizado y provoca miopía en términos de entender a un mercado que avanza mucho más rápido en comparación con cualquier momento en la historia del mundo; cambian los patrones de consumo y la tecnología, al grado que es fácil en el corto plazo quedar fuera.

En este sentido, los jóvenes tienen un uso intensivo de la tecnología y un percepción de la forma de pensar de sus contemporáneos. El reto, es agregar ese know howde manera creativa al negocio, para mantenerse y crecer. ¿Cuáles serían algunos de los ingredientes básicos para dicho logro?

1.- Comunicación: Es muy frecuente caer en discusiones entre las dos generaciones, así que lo importante es abrir un canal de comunicación no violenta, en donde fluyan las ideas con un “conflicto manejable,” respetando las posiciones de jóvenes y viejos.

2.- Reconocimiento: Aceptar que ambos son necesarios, pues mientras los fundadores posen la experiencia y el conocimiento de operación, los Millennials aportan el entendimiento de un nuevo mundo. Implica dejar de invalidarse, para aprovecharse mutuamente.

3.- Soltar y tomar: Los mayores tienen el desafío de delegar y permitir que se tomen decisiones con las cuales es probable estén en desacuerdo. Los jóvenes, por su parte, tener como premisa que sin la osadía y visión de sus antecesores ellos no tendrían la posibilidad de contar con un patrimonio.

4.- Pasión: El lazo de unión en la cruzada, es el entusiasmo por lo que se hace y en la medida en que las dos generaciones los transmitan será un éxito la tarea conjunta.

5.- Trabajo en equipo: no se trata de la sucesión todavía, sino de una etapa en la cual laboran padres e hijos para crecer y adaptarse a las nuevas circunstancias.

6.- Reglas: establecer un protocolo fundamental para poder operar. Esto se instituye antes de que sea urgente para evitar conflictos de rompimiento.

Twitter: @albertotovarc

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo