Siete razones para hacer un testamento


El testamento es uno de los documentos básicos de la previsión en las finanzas personales y es una muestra de madures para proteger a la familia ante la eventual pérdida de quienes poseen el patrimonio. Más aún en épocas tan turbulentas como la actuales en donde la mortalidad se ha elevado como efecto de la pandemia y también porque en septiembre de cada año se facilita hacerlo.

En el mes que está por iniciar, el gobierno federal y los estatales, lanzan una campaña con la colaboración de las notarías de todo el país con asesoría jurídica gratuita y reducen los costos. Aquí algunas de las razones para convencerte.

1.- Al morir “intestado”, los familiares deberán hacer un juicio en donde la ley marca porcentajes específicos de distribución y se corre el riesgo de que surjan pleitos. Es un mito cuando uno dice: “Ellos se pondrán de acuerdo cuando muera”; esta es una de las desavenencias más frecuentes.

2.- Es una forma de ser conscientes del patrimonio y debe hacerse con la corresponsabilidad de la pareja, con el fin de vislumbrar escenarios en caso de la partida de cualquiera de los dos. Las disposiciones variarían dependiendo de las características, como el número de miembros, la riqueza acumulada, la “relación” entre ellos, las edades, etc.

3.- De haber dentro de la familia una persona con cierta problemática de salud o condición especial se podrían estipular cláusulas para protegerl@

4.- Evita sorpresas, como la aparición de otros herederos. En caso de un reconocimiento expreso, también es un camino de resguardar sus derechos. Por ejemplo, si vives con alguien sin haberte casado, podría quedar desprotegid@.

5.- Si se tiene una empresa es una responsabilidad corporativa y de viabilidad financiera para la familia que se tenga un plan de sucesión amarrado con el testamento. Es un grave error dejar de hacerlo y muchas compañías han quebrado por no cubrir la eventualidad de la muerte del dueño.

6.- Es una manera de forzarte a poner en orden tus posesiones para evitar problemas a tus descendientes. Por ejemplo, alinear las inversiones financieras con el testamento; revisar escrituras de que los datos sean correctos; finiquitar arreglos verbales, etc.

7.- Al explicarle a tus seres queridos el testamento, estás generando un gran aprendizaje para que ellos hagan lo propio cuando así corresponda.

Hay quienes dicen “ya me estás matando” si se les invita a llevar a cabo el testamento; sin embargo, la respuesta sería ¿lo vas a hacer cuando te mueras? Es decir, se trata precisamente de adelantarte a un hecho que tarde o temprano sucederá y que podría ser sorpresivo.

¿Harás tu testamento en septiembre? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo