Quiero un aumento de sueldo ¿Cómo lo logro?


Si careces de vocación para emprender y deseas crecer dentro de la compañía en la que trabajas, tal vez sea el momento de pedir un aumento de sueldo; pero antes, te invito a reflexionar en los siguientes aspectos.

1.- Aunque nos desagrade la postura, lograr un mayor pago no depende de nuestras necesidades. El “no me alcanza” es un mal argumento, porque en general, las decisiones son frías y tienden a estar en función de qué tan valios@ eres para retenerte.

Llegar a tiempo, hacer lo que piden es parte de las obligaciones y sólo se justificaría un mejor salario si te perciben subvalorado; es decir, que eres capaz de generar una mayor productividad.

La coyuntura particular de la empresa es también relevante; si esta batallando para sobrevivir, por muy valioso que seas, será difícil que te puedan compensar.

2.- El sueldo no es un tema de justicia, sino de mercado y eso es importante que lo analices y averigües cuánto están recibiendo tus similares en otras compañías. De ahí tomarías un punto de partida para negociar, pues sí no te reconocen, podrías salir a buscar trabajo. La evaluación debe ser clara, porque cuentan factores tales como la edad o si tu actividad está sobre ofertada.

3.- Es usual pagar más a los empleados de “mente” que a los de “brazos”. Por eso, es fundamental acrecentar las habilidades gerenciales y de dirección, ya que es en ese entorno es en donde están los mayores ingresos. Ahora bien, para ello, se requieren atributos diferentes, como las relaciones interpersonales y la capacidad de liderazgo.

4.- Una frase de Albert Einstein es que “ningún problema puede ser resuelto por el mismo nivel de conciencia que lo creó”; por lo tanto, habrá de “pensar fuera de la caja” y preguntarnos qué debemos hacer, hacia dónde nos reinventamos para obtener un pago superior en el mercado. En pocas palabras: ¿En qué y dónde generamos más valor?

5.- Te propongo que olvides la actitud paternalista y dejar de visualizar “al patrón”, como si se tratara del dueño de una plantación. Piensa como un proveedor; si quiere más ingresos, necesitas convencer a su cliente que el servicio ofrecido es el mejor.

6.- Finalmente, se requiere valentía para dejar atrás la queja y el conformismo. Disponerte a provocar el cambio, ya sea para darte cuenta de que precisas transformarte; buscar otro trabajo o tener las agallas para solicitar un aumento.

¿Cómo te sientes con tu sueldo? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo