top of page

Pensiones: entre la esperanza y la realidad




La posible aprobación de la reforma a la ley de pensiones en México podría significar una mejora notable para muchos, aunque no para todos, según señala Cintya Ovalle, experta en la materia, en una entrevista realizada en el Podcast “Dinero y Felicidad”.

A pesar de que esta reforma aún necesita ser ratificada, su potencial de ser implementada es considerable, dada la coyuntura política del país. Es crucial, entonces, plantear los efectos de este cambio legislativo en aquellos que planean jubilarse, especialmente para quienes comenzaron a contribuir al sistema a partir del 1 de julio de 1997.

Cintya destaca que, durante los años noventa, el sistema de pensiones mexicano experimentó una transformación radical, adoptando un modelo de ahorro individual. Esta actualización buscó modernizar el entramado de seguridad social, fomentando la responsabilidad individual y la administración privada de los fondos de pensiones. No obstante, con el tiempo, ha surgido una creciente preocupación respecto a la insuficiencia de estos ahorros para asegurar un retiro digno para la mayoría de los trabajadores.

La reforma más reciente, incrementó la aportación de los empleadores, pero serán plenamente efectivas hasta el año 2030. Existe un grupo de personas que se encontrarán en una situación intermedia, entre la ley de 1973 y la del 2021, enfrentando pensiones mínimas que apenas se elevaron de los 3 mil a los 8 mil pesos aproximadamente.

La propuesta de reforma busca mitigar estos desafíos, aspirando a garantizar condiciones de jubilación más favorables. Se propone un límite de ingreso para aplicar el beneficio de recibir el 100 por ciento del último salario percibido, establecido actualmente en 16 mil 777 pesos.

Los detalles para aquellos con ingresos superiores permanecen inciertos, sugiriendo que probablemente se mantengan dentro del esquema de ahorro individual, aunque esto dependerá de las regulaciones finales que dicten los legisladores.

Esta reforma representa una luz de esperanza para una seguridad en la jubilación de muchos; sin embargo, es vital que el proceso legislativo tome en cuenta las necesidades de todos los trabajadores, incluyendo aquellos con expectativas de pensiones más altas.

Además, es imperativo considerar los posibles impactos negativos a mediano y largo plazo, especialmente si el gobierno enfrenta dificultades para financiar la reforma. Estos aspectos merecen un análisis más detallado, que podría ser objeto de futuras discusiones.

Para quienes estén interesados en profundizar en el tema, la entrevista completa con Cintya Ovalle está disponible en el Podcast “Dinero y Felicidad”, accesible en plataformas como Spotify y Apple Podcast, entre otras.

La participación ciudadana es crucial en el debate sobre el futuro de las pensiones en México. ¿Tú qué opinas? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page