top of page

Las 10 Enseñanzas del Trillion Dollar Coach


Bill Campbell, también conocido como el "Trillion Dollar Coach", es un ícono en Silicon Valley. Su influencia moldeó el triunfo de diversas compañías punteras, cuyo valor agregado asciende a billones de dólares. Entre los afortunados de recibir su ayuda, figuran personalidades como Steve Jobs de Apple y Larry Page de Google.

Su trayectoria se inició como entrenador en la Universidad de Columbia. En 1983, se sumerge en el ámbito tecnológico como ejecutivo, transformándose posteriormente en un distinguido coach de negocios. Sus lecciones son recopiladas por Eric Schmidt, Jonathan Rosenberg y Alan Eagle con entrevistas a personas que lo conocieron y trabajaron con él; Veamos algunas de ellas.

1.- El valor del equipo: el triunfo de una organización es el fruto de la labor conjunta de su grupo de trabajo. Fomentar relaciones sólidas y promover un entorno de confianza mutua resulta clave.

2.- Liderazgo servicial: los líderes que brillan son aquellos que se vuelcan hacia su equipo, buscando su prosperidad y desarrollo, más allá de las metas corporativas. Así, un jefe podría invertir tiempo en la evolución profesional de sus colaboradores, garantizando que cuenten con las aptitudes y recursos necesarios.

3.- La importancia de la comunicación: un diálogo claro y fluido garantiza la comprensión de las metas corporativas por parte de todos los integrantes. Esto involucra la transmisión continua de la visión corporativa y las metas a corto y largo plazo.

4.- Decisiones basadas en datos: las resoluciones deben fundamentarse con información, evitando las suposiciones.

5.- Expresar las emociones: mostrar que te preocupas por las personas con las que trabajas es una señal reveladora de un líder eficaz.

6.- La integridad como pilar: preservar la honestidad, incluso en situaciones adversas, resulta imprescindible para ganarse la confianza.

7.- Amor por tu equipo y productos: deben manifestar una pasión genuina tanto por su equipo como por los productos o servicios que ofrecen. Esta pasión es contagiosa y puede fungir como una fuente potente de estímulo para todos.

8.- Retroalimentación constructiva: proporcionar críticas que contribuyan al crecimiento y mejora. En lugar de limitarse a señalar un fallo, podrían sugerir cómo abordar las cosas de forma distinta en el futuro.

9.- Gestión de crisis: mantener la serenidad y pensar con lucidez para superar los obstáculos. Esto podría implicar desarrollar un plan de contingencia detallado o tomar resoluciones difíciles para el bienestar a largo plazo de la organización.

10.- Equilibrio entre la vida personal y laboral: preservar un balance resulta esencial para prevenir el desgaste y mantener el bienestar en el trabajo. Un líder podría facilitar este equilibrio asegurándose de que su gente tenga tiempo para descansar y desconectarse.

¿Siguen estos principios en tu trabajo? Coméntame en redes sociales como LinkedIn, Instagram o Twitter.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page