La crisis que llega; ¿Sin ingresos hasta cuándo?


Difícil lanzar un pronóstico de la caída de la producción para 2020; aun siendo optimistas, la pandemia nos conduce a una afectación generalizada sobre los ingresos de una infinidad de familias. ¿Hasta cuándo y qué hacer?

Con la experiencia de la evolución del Covid-19 en diferentes países, Boston Consulting Group estima una cuarentena en México entre la primera semana de junio y la tercera de julio. Significa para muchos el riesgo de estar sin entradas de dinero durante 3 o 4 meses.

Siendo realistas, terminar la contingencia es sólo el “arranque” de la operación y los estragos de la recesión mundial se verán por años, pues el golpe fue sistémico. En este contexto, debemos analizar nuestras actividades cotidianas.

En términos económicos se habla de “maximizar utilidades”; es decir, obtener las mayores ganancias. Sin embargo, con una crisis como la que enfrentamos, es necesario “minimizar las pérdidas”, con la intención de recuperarlas en el futuro cercano.

1.- Si algo nos ha dejado de aprendizaje el sinnúmero de crisis sufridas en México es el redimensionar la empresa en función de las expectativas. Hoy es momento de hacer la operación más “delgada”.

2.- En el terreno de los gastos es fundamental bajarlos a la mínima expresión. Sobre todo, los fijos, pues de ello dependerá el tiempo de supervivencia

3.- Una posibilidad es acercarse a los clientes ancla para ver si son solidarios y adelantar pagos de los servicios prestados. Será complicado porque también están en apuros, pero con seguridad quieren conservar a sus proveedores estratégicos.

4.- Sería un error cortar a los empleados; cuando se tiene una buena colaboración será difícil reconstruir el equipo logrado. Si la situación está a punto de la quiebra se puede negociar para evitar una crisis total por las dos partes. Adecuar los compromisos y buscar salidas creativas, como capitalizar los sueldos haciéndolos socios; que tengan mayores ingresos al regresar a la actividad; elevar las comisiones en el futuro; etc.

4.- Se trata de un juego de vasos comunicantes, en donde nos vamos impactando unos a otros. Es importante negociar con los proveedores los adeudos y reducir los pagos. Claro, ellos también estarán desesperados y querrán sus recursos de inmediato. Es un tema de que ambos pongan sobre la mesa el interés mutuo de seguir operando.

5.- En estas circunstancias, es recomendable solicitar el apoyo de créditos blandos con familiares o capitalizar a través de aportaciones de amigos.

Cuatro meses parece demasiado, pero desde otra perspectiva, no son nada si los comparamos con la vida de una compañía. Hagamos el esfuerzo para mantenerlas vivas.

¿Qué tanto te has visto afectado? ¿Cómo lo resuelves? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo