Desarrollemos “empatía digital” en la era poscovid


Un ingrediente para unas finanzas personales exitosas es el nivel de ingreso; por ello, es fundamental reflexionar sobre cómo la pandemia cambió las relaciones, tanto en lo laboral, como en lo empresarial.

El conocimiento en cualquier área es imprescindible, pero va potenciado por las habilidades y la actitud. Eso distingue en la competencia por un determinado puesto, ascenso o avance de una compañía en el mercado.

Expertos en diferentes ámbitos han insistido en que la interacción humana en el mundo se transformó y se mantendrá así al terminar la pandemia. Me centro en tres aspectos para mi cruciales; los trabajos a distancia seguirán siendo frecuentes; el uso de la tecnología se aceleró de manera significativa; y la nueva ola es, sin duda, la Inteligencia Artificial.

Los tres elementos conducen a una elevada dependencia a las plataformas tecnológicas en todos los órdenes de la vida. Imposible sustraerse a ello.

¿Qué tan preparados nos encontramos? De por si, el progreso “normal” de la tecnología exigía reconversión de nuestras tareas a la modernidad; hoy estamos forzados a renovarnos para evitar quedar obsoletos e inoperantes. Pongamos, por ejemplo, a alguien que labora por su cuenta en México, sea consultor o prestador de servicio, que no utilice el WhatsApp, estaría limitado a crecer.

En efecto, es muy obvio, pero es dinámico. Hace años hablábamos de que los jóvenes universitarios deberían aprender presentaciones efectivas, además de contar con un buen manejo del leguaje no verbal y el uso de herramientas como el power point, ahora hay que pensar en términos de la habilidad para generar empatía a distancia.

Yo le llamaría “empatía digital”, a desarrollarse en la comunicación a través de las redes sociales, la proyección con plataformas como Zoom o la forma de liderar a los compañeros sin estar físicamente.

¿Cuidamos a los clientes en la lejanía? ¿Cómo ofrecemos los producto o servicio con las nuevas tendencias? Incluso, preguntémonos si la actividad realizada el día de hoy es vulnerable con la Inteligencia Artificial, porque entonces sería conveniente una reinvención de uno mismo, si se quiere continuar vigente.

Lo sé, habrá quienes digan: “a mi no me gusta todo eso de las redes sociales, yo soy a la antigüita”. El problema es que los mercados operan de esa manera y como dice el dicho: “o te aclimatas o te aclimueres”

La reconversión parecería más sencilla para los jóvenes que están cercanos a la tecnología actual; sin embargo, al ser un proceso dinámico, pronto ellos podrían quedar rebasados si dejan de adaptarse.

¿Dispuesto a reinventarte? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo