top of page

Pon compasión a tus finanzas


Pareciera que evaluar nuestras finanzas se trata de un aspecto meramente cuantitativo y frío; sin embargo, detrás de una buena administración del dinero existe tranquilidad, felicidad, sueños cumplidos, seguridad de largo plazo e incluso conceptos que encajan con esta época del año, como son la humildad y la compasión.

Experimentos han demostrado que una de las maneras más gratificantes de gastar, es siendo caritativos; eso nos hace felices y le da sentido a la riqueza, además de proporcionar una sensación elevada de bienestar.

1.- Un camino, es dar limosna o asistencia a la gente de calle; pero también puede llevarse a cabo con cantidades específicas otorgadas mensualmente a una institución, en la cual tengamos la confianza de que ayuda a los pobres, al medio ambiente o a los animales.

2.- En ocasiones estamos buscando socorrer a personas extrañas cuando hay amigos o familiares con requerimientos económicos. Sólo seamos cuidadosos con la forma de hacerlo, para evitar herir susceptibilidades y en el caso de un préstamo, no se pierda la relación por algún incumplimiento.

Otras veces somos poco compasivos con los hijos o la pareja; reflexionemos si es momento de acercarnos a ellos con el fin de comprender sus necesidades, metas y sueños.

Meditemos si debemos ser compasivos con nosotros mismos, perdonar los errores financieros y a partir de ahí recomponerlos para seguir adelante.

3.- Es posible invertir con responsabilidad social en empresas que ya le dan esa dirección a sus emisiones de bonos porque son destinados a infraestructura que cuida el medio ambiente.

Las compras de productos y servicios pueden evaluarse por este criterio y preferir a quienes hacen un esfuerzo por mejorar el mundo en donde vivimos.

4.- Con la nueva tecnología es factible financiar a personas o negocios a través del “fondeo colectivo” y favorecer iniciativas que te parezcan loables. Aunque existe una probabilidad de que no regrese el recurso, estarías ayudando a la superación de alguien.

Por supuesto, este tipo de actividades deben ser hechas con responsabilidad, sin desbalancear el presupuesto y pensando en que un enfoque de compasión le da sentido a tus finanzas, haciendo que la riqueza generada tenga objetivos positivos para quienes te rodean.

Esta es la última colaboración del año; les deseo feliz navidad, un 2023 lleno de éxitos y seguimos en contacto en enero próximo.

¿Compartes tu riqueza con los demás? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page