top of page

Se alinean los astros: ¿estás preparado para invertir?


Es interesante advertir cómo, hacia el cierre de 2023 y en 2024, la “tormenta perfecta” — a la que solemos estar acostumbrados, con malos presagios— podría transformarse en una “alineación de astros” para emprendimientos financieros con perspectivas alentadoras que ameritan consideración.

Antes de continuar con esta visión optimista, conviene no olvidar que la dinámica económica incluye siempre un factor imprevisto capaz de alterar la tendencia. Sin embargo, existen aspectos favorables que merecen ser tomados en cuenta en el escenario actual.

Para empezar, somos testigos de tasas de interés reales positivas, derivado de las acciones para frenar la inflación. Este panorama nos lleva a rendimientos realmente atractivos, sobre todo cuando los contrastamos con la evolución de los precios. En otras palabras, el simple depósito en los bancos o la adquisición de instrumentos de deuda gubernamentales generan una ganancia significativa.

Asimismo, hay estabilidad en el tipo de cambio, además de buenas expectativas en el ámbito económico interno. Pese a los “augurios” de una posible recesión en Estados Unidos, estos no se han materializado. Al contrario, presenciamos incrementos sólidos en los mercados bursátiles y en el sector de bienes raíces, impulsados por la entrada de capitales extranjeros en México.

En el entorno político, aun cuando se trata de un gobierno que siembra incertidumbre en el terreno de la inversión privada los flujos de capital foráneo se han mantenido. En tal escenario, sería razonable anticipar que las elecciones de 2024 no desencadenarán un trastorno significativo en el ingreso de divisas al sector productivo.

Aunque existen retos en materia de infraestructura y servicios elementales como la energía, el transporte, el almacenamiento o las telecomunicaciones, por mencionar algunos, el fenómeno del "nearshoring" está compensando las deficiencias. Es decir, a pesar de las limitaciones, las inversiones siguen llegando al país.

Desde un ángulo más personal, también tenemos la posibilidad de “alinear los astros” para obtener mayores beneficios financieros. La democratización del acceso a la información nos permite entender mejor los mercados y administrar los recursos de forma más eficaz.

Por su parte, La diversificación del portafolio facilitaría la gestión de riesgos y la optimización del rendimiento. De igual importancia es mantener la emocionalidad bajo control y procurar asesoría de expertos, especialmente al determinar el timing apropiados para realizar o liquidar inversiones.

Nos encontramos en un momento propicio para evaluar rigurosamente las alternativas de inversión. Aquella “tormenta perfecta” se transforma en una favorable “alineación de astros” que merece ser aprovechada mientras persista.

¿Estás list@ para invertir? Coméntame en Instagram: @atovar.castro y sígueme en el podcast “Dinero y Felicidad”, en Spotify, Apple Podcast, entre otros.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page