¿Qué gastas sin tener dinero?


Una joven, hace poco, me mostraba su desinterés por los temas económicos, porque dependía por completo de sus papás y tampoco tenía mucho por decidir en cuanto al gasto. Sin embargo, puede estar perdiendo de vista que la administración de recursos va más allá del dinero y existe uno en particular importante y no renovable: el tiempo.

El éxito personal tiene al menos dos ingredientes, que dispuestos de manera adecuada, hacen la diferencia. Por una parte, se encuentran las “oportunidades”, las cuales se presentan en forma aleatoria o simplemente por suerte, pero también podemos procurarlas, tratando de estar en el momento y en el lugar correcto.

El otro elemento es la “preparación”; es decir, qué tan capacitados estamos para aprovechar las oportunidades que surgieron. Pongamos un caso obvio; nos pueden entrevistar para un excelente trabajo, interesante, muy bien remunerado y con gran perspectiva; pero si no contamos con las características necesarias para el puesto, dejaremos de ser candidatos.

Estamos inmersos en un entorno competitivo, en donde además de tener las cualidades, tenemos que destacar sobre quienes aspiran a esa posición.

Esto es un ejemplo, pues podemos ubicar la misma vinculación entre “oportunidades y preparación” en todos los órdenes; negocios, deportes, relaciones humanas, salud etc.

El punto central es que ambos ingredientes requieren de nuestra atención, al desconocer qué tipo de conocimientos o habilidades serán imprescindibles en adelante. Por tanto, entre más acumulemos en talento, mayores posibilidades habrá y como el día sólo tiene 24 horas debemos de analizar, para establecer prioridades.

Esto, para llegar a una conclusión: “cuidemos en qué usamos el tiempo”. Incluso, para los jóvenes, quienes pareciera lo tienen de sobra, es fundamental gestionarlo porque su futuro esta en función de ello.

La reflexión va en el sentido de pensar qué postergamos para mañana y lo aplazamos eternamente, para luego aceptar, diciendo: “Sí, ya lo sabía, pero nunca lo hice”

Estamos sumergidos en un mundo de distracciones, en donde los videojuegos, los dispositivos móviles y las redes sociales, nos pueden consumir horas que serían más productivas de otra manera. También está relacionado con la forma de utilizar las herramientas digitales, ya que adicional al entretenimiento, podríamos aprovecharlas para generar “oportunidades y preparación”.

¿Crees perder el tiempo? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo