Perdí mi trabajo ¿qué hago?


El desempleo es ya una realidad para muchos y un riesgo para otros tantos, ante el arranque de la recesión y crisis en México. Es una fuerte prueba para las finanzas personales y debe enfrentarse con seriedad para evitar un colapso mayor. Aquí te comparto un “check list” para dicha situación.

1.- La primera misión es responder la pregunta ¿Cuánto tiempo puedo estar sin un ingreso? Para ello, es necesario hacer un flujo de efectivo, contabilizando los compromisos y gastos regulares. Ese sería el presupuesto ajustado para la temporada de contingencia

2.- Con ese dato, calcular el gasto promedio mensual y determinar cuántos meses cubres lo cotidiano con los ahorros líquidos. Esto será el termómetro de qué tan apurado y urgente es encontrar trabajo.

3.- Comunicarlo a la familia para que colaboren en el esfuerzo de reducir las erogaciones y que, de ser posible, participen con ingresos para solventar la complicación económica. Tal vez algunos sacrificios como tomar menos materias el próximo semestre o la cancelación de un club deportivo.

4.- Evita los secretos con la familia y la negación del “no pasa nada”. Son momentos de aprendizaje para todos y a la larga te van a agradecer la confianza.

5.- Analizar las deudas para revisar si es factible reestructurarlas o solicita préstamos blandos con familiares o amigos para liquidar las onerosas y diluir los créditos.

6.- Considera una actividad temporal, aunque no sea el ingreso deseado. Recuerda, es más fácil encontrar trabajo cuando estás ocupado que después de mucho tiempo de paro.

7.- Una alternativa es retirar dinero de la Afore, pero entiende que estás reduciendo tu capacidad de jubilación. Ten en mente reponer el monto cuando sea posible.

8.- Examina tus seguros para ver si puedes sacar ahorros acumulados sin cancelar. Cuida de no dejarlos en forma arbitraria porque podrías requerirlos y entonces las cosas se ponen peor. En todo caso, una opción es cambiar las características para bajar el pago de la prima.

9.- Monitorea el flujo de efectivo para vender sin presión un bien raíz. Toma en cuenta que este proceso tardará más de lo habitual por la recesión.

10.- Has un currículum “inteligente”, documéntate en Internet con ideas. Habrá competencia y un primer filtro es el resumen. Aprovecha los mercados laborales a través de la web.

11.- Piensa dos veces antes de disponer de tu patrimonio en un negocio; te estarías jugando la liquidez.

En cada uno de estos puntos vale la pena abundar e iré reflexionando en este espacio sobre ellos.

¿Ya hiciste un plan B laboral? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo