top of page

Nómadas digitales: el desafío financiero


Cómo una de las secuelas de la pandemia que nos forzó a adoptar el trabajo remoto, ha surgido un boom de personas optando por ser nómadas digitales, una elección que, aunque fascinante y enriquecedora, entraña desafíos. La decisión supone reflexiones sobre el estilo de vida y retos en la administración del dinero.

Por medio de la tecnología han encontrado el camino para labores remotas desde cualquier parte del mundo, ya sea por medio de un empleo regular, como freelance, influencer o emprendedor en el mercado digital. Sin embargo, es fundamental comprender que esta vía tiene sus dificultades.

1.- Inestabilidad de ingresos: La naturaleza del trabajo conlleva un flujo de entrada irregular, lo cual complica la planificación financiera y la creación de un presupuesto.

2.- Impuestos: Manejar las obligaciones fiscales es un desafío, en especial cuando se trabaja en distintos países.

3.- Cobertura de salud: Al carecer de empleador fijo, los individuos necesitan buscar su propio seguro, que debe ser válido internacionalmente o adquirir uno en cada lugar visitado.

4.- Jubilación: Prepararse para el retiro es más complejo sin las contribuciones del patrón a la Afore.

5.- Costo de vida: Los gastos pueden oscilar de manera significativa según la ubicación, y las variaciones afectan las finanzas. Además, alojarse en hoteles o hostales suele ser más caro que pagar la renta de un departamento.

6.- Gastos de viaje: Las erogaciones vinculadas al desplazamiento, como vuelos, comida, lavandería, etc, pueden acumularse con rapidez.

7.- Emergencias: Resulta básico contar con un fondo de contingencia sólido para hacer frente a cualquier eventualidad, desde reparaciones de equipos hasta requerimientos médicos.

8.- Paridad cambiaria: Las fluctuaciones en el valor de las monedas tienen un impacto importante, ya sea positivo o negativo.

9.- Dificultad para obtener crédito: Al no tener residencia fija, es más complicado acceder a un préstamo.

10.- Planificación a largo plazo: La incertidumbre inherente a este estilo de vida provoca que las proyecciones en el tiempo fallen y el patrimonio quede estancado o disminuya.

11.- Minimalismo forzado: la alta movilidad implica ser sumamente selectivo con las adquisiciones y pertenencias. Poseer demasiados bienes puede convertirse en un lastre, tanto físico como financiero.

Más allá de querer disuadirte de emprender la aventura, considero que es fundamental el no perderse con la ensoñación y dejar de ponderar todos los aspectos, pues podría ser consecuencia de un arrepentimiento posterior. Como cualquier formato de trabajo, tiene sus pros y contras que vale la pena sopesar.

¿Te animas a ser nómada digital? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page