¿Listo para aguantar un año más de pandemia?


Recuerdo la cara de susto al inicio de la cuarentena, cuando se especulaba que podía durar uno o dos meses. Ahora sabemos que la única manera de parar la pandemia es encontrar una vacuna efectiva y que un porcentaje alto de la población se inocule. ¿Cuándo será posible?

Los pronósticos más optimistas plantean que las primeras vacunas estarán siendo autorizadas a finales de este año o a principio del siguiente y su distribución podría ser a lo largo de 2021. La población mundial es superior a los 7 mil millones de habitantes y ningún laboratorio por si sólo es capaz de surtir suficientes dosis. Además, deberán pasar por la aprobación de cada una de las naciones. Lo anterior, conduce a un camino lento para alcanzar una inmunidad colectiva.

Esta lógica contundente es la que ha llevado al mundo entero a abrir su actividad económica, porque sería una catástrofe mantenernos sin producción todo ese tiempo. Si ya de por sí aumentará la pobreza por el efecto de la pandemia y la cuarentena, imaginemos lo que pasaría si paramos en forma indefinida.

¿Pesimismo?, el dejar de valorarlo no elimina el problema y sí la agrava. Hay serios damnificados en este proceso; empresas exitosas ven cerradas sus puertas ante la imposibilidad de sostener la plantilla de trabajadores; jóvenes que entran a un mercado en recesión, competido y con un alto nivel de desempleo; personas con vulnerabilidad por la edad o enfermedades, que al ser despedidos difícilmente podrán ocuparse en su área de experiencia.

Pensábamos que sería una crisis más en el historial de caídas económicas que ha tenido México; sin embargo, se ha convertido en un colapso nunca visto. En ese sentido, por desgracia, las soluciones no son fáciles.

Tengamos cuidado en menospreciar la epidemia y simplemente salir a llevar una “vida normal”. Ya hay casos que se contagiaron buscando un empleo y están en el peor de los mundos: enfermos, sin ingresos y deudas.

Sin respuestas mágicas, es imprescindible hacernos preguntas que nos hagan crecer ante el reto: ¿Cómo me administro para aguantar un año más? ¿Cómo reestructurar los pasivos? ¿en dónde invierto mi patrimonio? ¿Puedo laborar en algo diferentes que me permita tener con un contacto mínimo fuera? ¿Cómo me reinvento? ¿Poseo activos para vender? ¿A quién pido ayuda?, etc.

Con seguridad existen oportunidades y muchas otras surgirán cuando todo esto pase, pero, por lo pronto, es necesario resistir con creatividad.

¿Te has reinventado con la pandemia? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo