top of page

¿La búsqueda de tu pasión te está dejando en la quiebra?


Existe un elevado grado de inconformidad laboral y aunado a que las nuevas generaciones buscan “hacer lo que les apasiona” se ha presentado una alta rotación de personal e inestabilidad en las finanzas de los jóvenes. Vale la pena reflexionar sobre este tema y plantear posibles enfoques para enfrentarlo.

Según Cal Newport en su Libro: “So Good They Can't Ignore You”, la hipótesis de la pasión laboral aparece en 1970 y cada vez más personas han seguido dicho paradigma. El punto central es que el trabajo debería ser algo que aman y por eso lo cambian con mayor frecuencia hasta encontrarlo o frustrarse en el intento.

Un cuestionamiento de fondo es si el mercado valora esa pasión y si está dispuesto a pagar por ella lo que se desea. De hecho, hemos sido testigos de cómo el avance tecnológico ha provocado la desaparición de ciertas labores y profesiones o se minimizaron en términos de importancia.

El autor del mencionado libro sugiere una idea ancestral: “aprende a amar lo que haces”, porque si cumples mejor tu actividad y obtienes experiencia profunda es más probable que te apasione.

Los tres factores detrás de esta aseveración son: la autonomía, con la sensación de que tienes el control sobre tu día; la competencia, sabiendo que eres diestro en tus responsabilidades; y las relaciones, haciendo conexión con otras personas.

Nos propone mantener “la mentalidad del artesano” y cita al comediante Steve Martin para explicarlo “Se tan bueno que no puedan ignorarte”. Por tanto, es una invitación a concentrarse en la calidad del trabajo de este momento, en lugar de quejarte de vivir fuera de tu verdadera vocación.

Ahora bien, si quieres realizar una actividad especial y valiosa requerirás también habilidades igualmente especiales y valiosas, que se llaman “capital de trabajo”. Pregúntate si te distingues en ello o cómo podrías adquirirlo.

La pasión no es suficiente, porque el éxito está lejos de aparecer por generación espontánea. Suena alentadora la creencia de que el universo conspira a nuestro favor, pero sería más efectiva si le dedicamos tiempo y trabajo para lograr las aspiraciones; el problema es que en ocasiones no estamos preparados a pagar el precio del esfuerzo para obtenerlo.

Más allá de una respuesta única a esta encrucijada vocacional, la propuesta es reflexionar con seriedad sobre nuestras labores y pasiones para encontrar la mejor combinación entre ambas, de tal manera que podamos alcanzar un mayor nivel de bienestar y solvencia financiera.

¿Te encuentras feliz con lo que haces? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page