¿Invierto en bienes raíces en el 2020?


Un análisis particular merece el mercado inmobiliario, porque ante el menor crecimiento productivo, se ha registrado una caída en la demanda y los desarrolladores tienen dificultades para colocar sus unidades. El futuro depende de que se consolide esta tendencia de recesión, pues en general se detienen las decisiones y puede llegar al colapso, como ha sucedido en otras épocas en México; sin embargo, existen oportunidades para las inversiones personales.

En las crisis, quien tiene el poder, son los compradores que cuentan con el capital requerido en forma líquida. Empero, al estar en un proceso de bajo dinamismo, las ganancias se realizarán en el largo plazo.

Esta alternativa está lejos de ser pasiva, significa imprimir trabajo de investigación, análisis y negociación, para que las propiedades tengan condiciones especiales.

1.- El precio debe ser muy atractivo y con seguridad el vendedor buscará una operación rápida. Es fundamental hacer una investigación de cotizaciones en el área en donde se esté pensando comprar, para evaluar si es una buena oportunidad.

2.- La ubicación es básica, pues se trataría de encontrar una zona que tenga plusvalía y posibilidad de incremento en el precio en el tiempo. Es decir, no sólo se quiere lograr “una ganga”, sino también con avance en su valor.

3.- Cuidar las características del bien raíz, como sería sus accesos, acabados, vecinos, orientación, etc. Va más allá de que nos guste a nosotros, sino de que sea comerciable y práctica para quien la vaya a adquirir después.

4.- Una ventaja adicional, si es una vivienda terminada, es que puedes recibir un flujo al rentarla o colocarla por medio de Airbnb.

Una pregunta obligada es ¿cuándo voy a obtener las ganancias? La respuesta estará en función del mercado. En la medida en que siga en recesión habrá pocas probabilidades de alcanzar un buen rendimiento en el corto plazo.

Es importante tener precaución al adquirir alguna propiedad en preventa, porque los problemas de las desarrolladoras podrían provocar retrasos en la entrega, incumplimientos o materiales que no sean de la calidad esperada. Esto implica averiguar la solvencia económica y moral de quienes construyen.

Hay empresas improvisadas y otras con gran experiencia y reconocimiento. Conozco muchas historias de terror en donde las condiciones de entrega demeritaron de manera grave la propiedad.

¿Te interesa comprar un bien raíz en el 2020? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

©2019 by Alberto Tovar. Proudly created with Wix.com