Gastos médicos mayores en tiempos de Covid


Si antes nos sentíamos inmortales y le dábamos poca relevancia a la “salud” en nuestro presupuesto, ahora la pandemia nos ha hecho conscientes de la importancia de la prevención y la cobertura. Más aún, cuando existen problemas de desempleo y economía informal que limitan la seguridad pública, además de un patrimonio insuficiente para pagar un tratamiento prolongado en un hospital. La opción son los seguros de gastos médicos mayores (SGMM); sin embargo, tengamos claro su alcance para no sobrevalorarlos.

1.- Si recién lo adquirimos, consideremos el lapso de espera para ciertos padecimientos, como sería el Covid o si está presente alguna preexistencia que podría dejar de ser reembolsada.

2.- ¿Tenemos capacidad para hacer frente a la prima a lo largo del tiempo? Habrá de contratarse con las características que podemos sufragar y evitar caer ente el influjo del ejecutivo de ventas que quiere colocar una póliza cara. Ajustémoslo al presupuesto.

3.- Usualmente, se manejan con un “tabulador” que los doctores aceptaron con anterioridad. Empero, hay especialistas que sobrepasan estos límites y deberán ser cubiertos por el asegurado. Por ejemplo, si te cobran $1,500 la consulta y el convenio estipula un máximo de $800, la diferencia será liquidada por ti.

4.- Los gastos incurridos pasan por el escrutinio de la compañía, en donde pueden ser rechazados por no considerarlos parte del tratamiento. Esto sucede con frecuencia cuando son rubros de prevención como vitaminas o efectos colaterales desvinculados con la enfermedad.

5.- Los conceptos más obvios a pagar son el deducible, que es el monto a partir del cual empieza a cubrir y el coaseguro, porcentaje que el cliente estará afrontando del total del padecimiento.

Deberá salir del ahorro personal y las cantidades llegan a ser significativas si la enfermedad es grave y los hospitales son caros. Un aspecto para tomar en cuenta es que el coaseguro por lo regular tiene un tope; revisa tu contrato.

6.- Algo inherente a un SGMM es el llevar registro de todas las facturas emitidas, los diagnósticos de los doctores y laboratorios, pues de otra manera ese dinero dejará de ser recuperado.

7.- Un intangible fundamental es el servicio de la compañía y, en particular, del “asesor”, porque cuando ocurren eventos es muy gratificante tener ese apoyo ágil para resolver las situaciones económicas de autorización y seguimiento.

Tengamos claro que esta herramienta nos ayuda a soportar parcialmente la carga de las enfermedades y deberemos contar con una parte de los recursos requeridos para atender la salud en casos graves.

¿Cuentas con SGMM? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo