top of page

¿Estás buscando soluciones de manera equivocada?


Habitualmente nos encontramos inmersos en la búsqueda constante de fórmulas que solventen nuestros problemas laborales. Muchos libros se han dedicado a este propósito, ofreciendo enfoques de superación personal junto con orientaciones técnicas. Aunque son herramientas reflexivas de gran utilidad, es primordial discernir dónde no están las soluciones, ahorrándonos esfuerzos innecesarios.

De seguro has escuchado la analogía que sugiere buscar la moneda en el sitio exacto en donde se perdió y no donde hay luz. Lamentablemente, algunas veces la búsqueda se complica, intentando resolver dificultades en completa oscuridad y alejados de la solución real. Me refiero a ciertas actitudes que nos distancian de encontrar respuestas a nuestras inquietudes diarias, tanto en la vida personal como en el ámbito del trabajo.

Se promueve a menudo la idea de abandonar la zona de confort, lo cual debe realizarse mediante un esfuerzo consciente y no a través del desgaste inútil de energía que termina por agotarnos y frustrarnos.

A continuación, pongo a tu consideración varios enfoques contraproducentes.

1.. El estrés, lejos de ser un aliado, enturbia la capacidad de juicio y precipita las decisiones. En su lugar, la claridad y la serenidad son fundamentales para resolver con prudencia.

2.- El exceso de trabajo, mitificado como sinónimo de productividad, confunde cantidad con calidad. Las soluciones verdaderas no surgen del cansancio, sino de un esfuerzo inteligente y bien orientado.

3.- El sacrificio personal, canje falso por el éxito, erosiona las bases de nuestra estabilidad emocional y creatividad, vitales para enfrentar con eficacia los problemas.

4.- El secretismo se erige en un muro contra la transparencia y la colaboración, indispensables para el surgimiento de soluciones innovadoras. Sin estas, solo rumiamos las dificultades sin resolverlos.

5.- La autosuficiencia, en su forma egocéntrica, nos priva de la riqueza del intercambio de ideas y de la sabiduría del equipo.

6.- El miedo, enemigo ancestral de la audacia, limita la capacidad para explorar nuevos territorios, en los cuales a menudo se encuentran las respuestas.

7.- Evadir el conflicto puede llevarnos a aceptar situaciones incómodas o frustrantes. Si se aborda constructivamente mejora las relaciones de largo plazo y conduce al entendimiento del grupo.

8.- La resistencia al cambio, comprensible como reacción humana, es una actitud que nos aleja de oportunidades de crecimiento y de adaptación, esenciales en este mundo de transformaciones constantes.

Al eludir estas actitudes, incrementamos la probabilidad de hallar el camino hacia decisiones acertadas. ¿Cómo te evalúas en este aspecto? Te invito a compartir tus reflexiones en redes sociales como LinkedIn, Instagram o X.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page