top of page

Cuidado con los vendedores de sueños


Hay un viejo chiste con moraleja, de un comerciante árabe que le dice a otro cuando le protestaba por haberle entregado un camello flojo: “si hablas mal de camello no lo vas a poder vender” y así son los procesos de negociación; pero algunos se pasan de la raya y caen en verdades a medias o, en el extremo, la estafa. Esto sucede en el terreno de las inversiones y debemos tener cuidado con ello.

Recién sentenciaron a 11 años de prisión a Elizabeth Holmes quien prometía hacer análisis médicos completos con una sola gota de sangre y se llevó de encuentro a inversionistas y reconocidos conglomerados.

Qué decir de Sam Bankman-Fried que con malos manejos condujo a la quiebra a la operadora FTX y generó el desplome de todas las criptomonedas, acabando con la ilusión de muchos pequeños inversionistas.

Es un tema antiguo y va desde la "crisis de los tulipanes", en Holanda durante la primera mitad del siglo XVII, hasta Bernard Madoff en el 2008, con lo que se conoce como el fraude más grande de la historia, con cerca de 65 mil millones de dólares y alcanzó a las altas esferas de la sociedad internacional.

Estos vendedores de sueños fueron tan buenos que se codearon con presidentes, empresarios y expertos capitalistas, aunque los que más sufrieron son quienes perdieron su patrimonio familiar, con la esperanza de hacerse ricos.

¿Ustedes creen que las acciones de empresas como Meta, Alphabet, Amazon, Apple o Microsoft puedan dejar de valer billones de dólares en unos cuantos días? La pregunta es si en realidad tenían ese valor o estaban infladas con las expectativas que les dan sus propios dirigentes y la credulidad del mercado.

Lo anterior no escapa del ámbito de las demás inversiones, como son por ejemplo la de los bienes raíces en donde están atorados una infinidad de personas con preventas que quedan en el limbo por años, porque los malabares financieros del desarrollador le salieron mal.

Suma también los fraudes piramidales que aparecen de vez en vez, en redes sociales, que te prometen hacerte multimillonario si llevas más amigos a entregar su dinero.

El punto central es que el único preocupado por tu patrimonio eres tú mismo y por eso debemos ser desconfiados y saber bien hacia donde se dirige. En todo caso, si deseas participar en opciones de alto riesgo sitúa una fracción que si la llegas a perder no compromete la estabilidad financiera.

En conclusión, busquemos alternativas sólidas de mediano y largo plazo que permitan ir consolidando una riqueza con el paso del tiempo. Para ello se requiere más paciencia que aventura.

¿Cómo manejas tu patrimonio? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page