¿Cómo ser un buen inversionista?


Los “booms” en los mercados generan el nacimiento de muchos inversionistas, y así ha sucedido con las acontecidos en las bolsas, las divisas, los bienes raíces y ahora con las criptomonedas. Es bueno, al acercar a la población a la posibilidad de obtener un mayor rendimiento por su patrimonio, pero también deja un aprendizaje que debe tomarse en cuenta.

Los inversionistas “profesionales” le tienen miedo al ingreso de los novatos, pues elevan la volatilidad y lo hacen impredecible, al grado de preferir salirse hasta que se vuelva a estabilizar y se haga una depuración, cuando pierdan ante una caída abrupta.

1.- Es inexistente la “apuesta mágica” de juego de azar. Detrás de las alzas intempestivas hay un aumento de la demanda sobre una oferta limitada; sabemos que la atracción es producto de la especulación y porque nadie quiere quedar fuera de la fiesta de las ganancias. La gran pregunta es si es sostenible y si los razonamientos son sólidos en el largo plazo.

No es sacarse la lotería con un sólo número. Tan sabio es entrar a una opción que deje un premio, como retirarse antes del desplome.

2.- Lo anterior nos conduce al segundo aspecto trascendente; el distinguir la rentabilidad inmediata, de la consistencia a lo largo del tiempo. El error, es pensar que las ganancias sobresalientes se mantendrán para siempre; lo recomendable es ir tomando utilidad en forma paulatina para depositarlo en instrumentos menos riesgosos para consolidar el patrimonio.

3.- Es imperativo vencer la avaricia y engolosinarse con valuaciones que todavía no están en nuestros bolsillos. Entender que es una medición y sólo se convertirán en utilidad cuando sea vendido el activo financiero. La mente puede traicionar al inversionista y hacerlo soñar con cantidades de dinero ridículamente altas y una riqueza sin fin.

4.- Una decisión también importante es la proporción de los montos. Es diferente tener “algo” en un instrumento a poner “todo” en una única alternativa. Más allá de la teoría del portafolio y diversificación, esta el sentido común de la prudencia.

Hay quienes venden bienes o incluso se endeudan para participar. En esos escenarios es en donde ocurren las grandes tragedias, ante una baja imprevista.

5.- No es lo mismo intentar superar al mercado que dejarse llevar por él. Es decir, algunos buscan obtener por arriba de los promedios siempre y van saltando de opción a cada momento. En el largo plazo, quienes depositan en fondos o ETF´s que emulan índices, pueden ser rentables sin tanto sobresalto.

6.- Un buen inversionista tiene la seriedad de comprender el mercado. Más que una apuesta se trata de un razonamiento lógico; no está ahí “porque sube”, sino porque lo adquirido tendrá un mayor valor por causas explicables.

¿Cómo te percibes tú como inversionista? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

©2019 by Alberto Tovar. Proudly created with Wix.com