¿Buscas el trabajo de tus sueños?


En diferentes encuestas a lo largo del tiempo, siempre aparece una mayoría de personas insatisfechas con sus trabajos y piensan constantemente en cambiar de actividad; ya sea a otra empresa o establecer su propio negocio. Si bien, este pensamiento puede generarte frustración, veamos algunos aspectos para convertirlo en realidad y arrancar con la aventura.

1.- Antes de renunciar, recuerda que debes seguir pagando las cuentas. Trata de conservar tu empleo actual, pues es importante para ayudar a tus finanzas y mantener el patrimonio.

Ya con la opción laboral definida o el capital para fundar la nueva empresa, has el procedimiento de salida. Con esto, haces viable en términos financieros la resolución.

Con seguridad, en esa etapa intermedia tendrás más trabajo o dificultades, pero vale la pena para correr menos riesgo. Lejos de buscar disuadirte, es impedir que te topes con pared.

2.- En ocasiones, nos quedamos en la “ocurrencia”, sin iniciar el proceso de crear. Por lo pronto, toma una hoja en blanco, delinea tus deseos y empieza a planear. Si dejas de hacer este mínimo esfuerzo, quiere decir que no estas apasionad@ con la idea. Hay que pasar de la queja a la acción y construir el futuro añorado.

3.- Si se trata de un nuevo trabajo, es útil detallar las características, porque están presentes diversas consideraciones como el ingreso esperado, el riesgo, la experiencia requerida, el medio ambiente en donde se desarrolla, la competencia, etc. Lo anterior, para evitar decepcionarte cuando ya entraste.

4.- Es fabuloso tener sueños, pero para llevarlos a cabo es conveniente ser realista. Según Malcom Gladwell en su libro Outliers: The Story of Success, se requieren 10 mil horas para lograr la maestría en algo.

Si quieres, por ejemplo, transformarte en un gran músico o artista plástico, debes practicar por más de 4 horas diarias durante unos 6 años. Es necesario trabajar y tener paciencia, ¿estás dispuest@?

5.- Piensa en aspectos colaterales, como la “ecología de la decisión”, identificando las afectaciones sobre otras personas y determinar si es manejable un posible conflicto.

6.- Después de hacer el análisis, hay una parte final parecida al momento en que tocas el agua antes de meterte a una alberca; por lo regular estará fría y la única manera de hacerlo es saltar y empezar a nadar.

¿Cuál es el trabajo de tus sueños? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo