Ante la mayor inflación… ¡Mejor cásate!


Según un reportaje del Wall Street Journal, con información del Banco de la Reserva Federal de San Luis, en el 2010, el patrimonio neto promedio de los hogares casados en las parejas de 25 a 34 años era 4 veces mayor al de las solteras; por desgracia, ahora con la rápida inflación y con la pandemia, la brecha se elevó a nueve veces.

Esta información se desconoce para Latinoamérica; sin embargo, sería de esperarse algo dramático, pues hay menor posibilidad de tener un patrimonio y sería obvio que la diferencia estaría marcada por el empeoramiento de la situación económica de toda la población, pero con una incidencia superior para quienes viven solos.

Habría varias razones para explicar este fenómeno; en primera instancia, si trabaja una pareja para hacer frente a los gastos de la casa, se da una sinergia en la administración, permitiendo un ahorro conjunto. Además, es probable una mayor consciencia sobre el futuro, en términos de procurar un patrimonio para la familia. Un factor adicional podría ser que uno de los dos tenga conocimiento financiero y los acuerdos entre ellos mejoren.

En contrapartida, es posible que exista menos el sentido de responsabilidad en l@s solter@s. De hecho, otro artículo del mismo diario decía que los jóvenes habían aprovechado la baja de los contagios y la apertura turística de los países.

Cito la nota: “Muchos de estos estudiantes o recién graduados ahora están tomando vacaciones más elaboradas y, en algunos casos, más costosas de lo que esperaban tomar a esta edad, indican algunos jóvenes graduados. En general, el 72% de los jóvenes de 18 a 25 años encuestados en abril, probablemente se tomarían unas vacaciones de verano, más que cualquier otro grupo de edad, arrojó un sondeo reciente de Bankrate.”

“Aun así, quienes toman vacaciones más largas reconocen que no es una decisión fácil. En Estados Unidos, los jóvenes de entre 18 y 34 años tuvieron los saldos semanales promedio más bajos de cuenta de cheques en comparación con grupos de mayor edad durante los últimos dos años, de acuerdo con un estudio reciente del Instituto JPMorgan Chase.”

No quiero se aguafiestas y entiendo que la salida del Covid nos lleva a todos a desear salir a divertirse; sin embargo, es importante ser prudente en un momento en que la inflación daña el poder adquisitivo. Para los latinoamericanos va más allá de contar con menos dinero en el banco, sino endeudarse en mayor medida, destrozando la viabilidad futura de las finanzas personales.

La inflación pasará y mientras tanto es necesario encontrar soluciones creativas y tal vez sea hora de buscar compañer@ para compartir los costos y transitar por esta crisis. Dividir la renta y servicios es útil para alivianar la carga o, simplemente, bajarle tres rayitas al gasto.

¿Cómo andan tus finanzas en época inflacionaria? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo